Caldo de pollo para la gripa

Cuando nos enfermamos de gripa, nos dicen que lo único que nos ayudará a recuperarnos es un caldo de pollo. Si vivimos solos puede que no queramos ni ponernos de pie, por suerte siempre podemos pedir comida a domicilio. Regresando al caldito, se ha demostrado científicamente que es un poderoso remedio contra la gripa, aquí hay 3 razones:

  1. Hidratación, gracias a la sal natural en el pollo.
  2. El caldo calientito y el vapor ayudan a destapar la nariz y la garganta.
  3. Antioxidantes que estimulan el sistema inmunológico provenientes de zanahorias, apio, cebolla y ajo.

Además cuando estás enfermo lo que quieres es descansar y sentir menos esfuerzo. El caldo de pollo es ligero, fácil de digerir, no requiere mucho esfuerzo para masticar.  

 

Niña estornudando gif

Receta de caldo de pollo para la gripa 

La base para crear este delicioso caldo de pollo es prepararlo de manera tradicional y agregarle unos ingredientes extra, a continuación te compartimos la receta.  

Ingredientes:

  • 1.5 kg de piernas y muslo de pollo sin piel 
  • 3 dientes de ajo grandes, con una incisión por en medio 
  • 2 zanahorias, cortadas en trozos 
  • 2 ramas de apio, cortadas en trozos 
  • ½  cebolla grande 
  • ½  cucharada de pimienta negra molida 
  • 1 cucharada de sal 
  • 2 hojas de laurel 
  • 2 ramitas de tomillo 
  • 2.5 litros de agua 
  • 200 gr de pasta  
  • 2 cucharadas de consomé de pollo o sal 
  • Perejil finamente picado , para decorar (opcional) 
plato de caldo de pollo

Preparación

  1. Coloca el pollo en una olla grande. Agrega los 2.5 litros para que el pollo esté cubierto (demasiada agua = caldo débil). Luego añade la cebolla, ajo, laurel, tomillo, pimienta y sal. 
  2. Cubre con la tapa, prende la estufa a fuego medio-alto.  
  3. Cuando el agua dé su primer hervor, agrega la zanahoria y el apio, baja la flama medio-baja y cocina hasta que el pollo esté tierno. Quita la espuma de la superficie una o dos veces durante los primeros 30 minutos. 
  4. Apaga el fuego y espera a que entibie para desmenuzar la carne. Opcional: Refrigere la sopa durante unas horas hasta que la grasa se asiente, luego retire la grasa de la superficie, esto hace el caldo más saludable. 
  5. En una olla aparte, cuece la pasta con suficiente agua y sal. No la dejes tanto tiempo, terminará de cocerse en el caldo.  
  6. Si refrigeraste el caldo para quitar la grasa, vuelve a prender la llama medio-alto.  
  7. Cuando comience a hervir, añade el consomé de pollo. 
  8. Al final vierte la pasta y el pollo que desmenuzaste y revuelve la sopa suavemente. 
Niña comiendo caldo de pollo en cama

¡Y listo! Puedes disfrutar de este caldo de pollo para aliviar tu resfriado o si el día está frío y lluvioso. Para servirlo, puedes agregar perejil fresco picado finamente y limón. En caso de ser una persona muy saludable y nunca te enfermas te recomendamos descubrir cuál es el mejor desayuno para ti.